Doctora Fdez-Agrafojo
Doctora Dora Fernández Agrafojo

Doctora Fdez-Agrafojo

La Dra. D. Fdez.-Agrafojo es licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad de Santiago de Compostela desde el año 1983. Entre otros méritos académicos obtuvo un sobresaliente “Cum Laudem” con la lectura de su Tesis Doctoral “Cirugía del Estrabismo Divergente por la Universidad de Barcelona en febrero de 1993. Desde entonces, ha estado volcada profesionalmente al estudio y curación de las alteraciones de la visión binocular o de cómo y por qué la motilidad ocular deja de funcionar y aparece el llamado estrabismo.

Actualmente, es la directora del Centro de Investigación y Cirugía Ocular INOF –que fundó en el año 2003- ubicado en el Centro Médico Teknon de la ciudad de Barcelona. Allí cuenta con un equipo multidisciplinar de 6 doctores especialistas en diferentes áreas de la oftalmología. INOF ofrece un servicio integral para la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de las enfermedades oculares.

Doctora Dora Fernández Agrafojo

La Doctora Fernández-Agrafojo pertenece a reconocidas sociedades científicas: es miembro numerario de la Sociedad Española de Oftalmología desde el 1 de enero de 1993, afiliada a la Societat Catalana d’Oftalmologia, a la Sociedad Española de Estrabología, a la Sociedad Europea de Estrabología, a la Sociedad Latinoamericana de Estrabismo, es miembro numerario de la Fundació Academia de Ciències Mediques de Cataluña y Baleares, y forma parte del consejo de redacción en el LEOP.

Trabajadora incansable, amante de su profesión, la publicación de artículos y comunicaciones en revistas especializadas, así como su participación en cursos y congresos de primer nivel, tanto nacional como internacional, son una constante en su trayectoria profesional.

Precisión y creatividad. Dos facetas que podrán parecer contrapuestas, pero que son dos rasgos que definen a la perfección la personalidad y el talante profesional de la Dra. D. Fdez. Agrafojo. Doctora en oftalmología, es especialista en estrabología, ¡su gran pasión! El estudio y tratamiento del estrabismo, al que ha consagrado su trayectoria médica, le permite conjugar la precisión del cirujano con la creatividad necesaria para tratar una patología que nunca es igual en cada caso. Mujer de gran fuerza interior y transparente belleza. Su ademán sereno y verbo preciso transpiran dotes de liderazgo. Es femenina en las formas y firme en el discurso. Sin dudar, afirma que es preciso recuperar el factor humano en la medicina. El facultativo no ha de ser un número, sino un profesional con nombre y apellidos, que inspire confianza y merezca consideración. Dirige el Centro de Investigación y Cirugía Ocular INOF, rodeada de un equipo multidisciplinar de primer nivel. Desde allí, apuesta por alcanzar la excelencia mediante el trabajo riguroso, la profesionalidad y la necesaria dosis de pasión.

- Entrevista

Usted nació en Sevilla. De pequeña se trasladó a Galicia. Cursó los estudios universitarios en Santiago de Compostela. ¿Cómo recuerda aquellos años?

Santiago es una ciudad muy interesante, muy viva. Tanto la Universidad como el ambiente cultural y estudiantil eran sumamente enriquecedores. La Facultad de Medicina tenía un gran prestigio y acogía a estudiantes de todas partes. La posibilidad de combinar la actividad cultural con la vida de estudiante era fantástica.

Cuando finaliza la carrera decide realizar la especialidad en Barcelona...

Dudé entre Madrid y Barcelona y al final me decanté por esta última, donde la oftalmología tiene por tradición un buen prestigio.

Se doctoró cum laude con una tesis titulada “Cirugía del Estrabismo Divergente”. Desde entonces, ha estado volcada profesionalmente al estudio y curación del estrabismo. Tengo la percepción de que la suya es una especialidad poco conocida. ¿Por qué?

En el campo de la cirugía estrabológica no ha habido grandes avances tecnológicos como ha sido el caso del láser en la cirugía refractiva y las lentes intraoculares en las cirugías de cataratas, por poner un ejemplo. Nos remitimos a una cirugía muy tradicional que actúa sobre el efecto y no sobre la causa y que no requiere un instrumental sofisticado. Quizás sea por esto por lo que nuestra especialidad es poco conocida, al no haber novedades tecnológicas espectaculares, no es objeto de noticia en los medios. Por otro lado comparándolo con otras patologías, entre un 4 y un 5% de la población padece estrabismo. Una cifra muy inferior a los pacientes de cirugía refractiva ocular. En cambio, es una disciplina que depende mucho del factor humano, de los conocimientos que cada uno de los especialistas tenemos acerca de las alteraciones de la visión binocular o de cómo y por qué la motilidad ocular deja de funcionar y aparece el llamado estrabismo.

¿Qué le apasiona de su especialidad?

Que ningún caso es igual. Cada paciente tiene su propia problemática. Y la manera de abordarla, partiendo de unas premisas comunes, siempre es diferente. Esa posibilidad de aplicar una dosis de creatividad, de ingenio, que lógicamente se apoya en el conocimiento y la experiencia, es lo que realmente me apasiona.

Si no se trata a tiempo, ¿qué problemas de visión puede desarrollar el niño estrábico en la edad adulta?

Aparte de aspecto estético, que considero muy importante, hemos de tener presente que el ojo que se desvía no se utiliza, y en consecuencia se vuelve ambliope, lo que comúnmente se conoce como “ojo vago”. Si a ese niño no le tratamos precozmente, cuando sea adulto podremos solucionar el aspecto estético, pero la pérdida de agudeza visual ya no será recuperable.

Si hablamos de adultos, imagino que la vertiente estética también tiene una gran importancia... ¿Se puede afirmar que su práctica quirúrgica, además de curar el estrabismo, también incide directamente en la mejora de la autoestima en los pacientes?

Sin duda. Los estrábicos adultos se sienten incómodos con su desviación ocular. Tuve un paciente, un señor ya mayor que no se quitaba las gafas de sol ni siquiera al entrar en su dormitorio. Le habían dicho que a su edad no valía la pena operarse. Pero al final se decidió y está muy satisfecho de haberlo hecho. Además, aunque sea difícil de cuantificar, siempre hay una mejoría de la visión por ligera que esta sea.

¿Se puede solucionar el estrabismo infantil sin pasar por el quirófano?

En ocasiones sí. Hay estrabismos llamados acomodativos, es decir, de niños hipermétropes que realizan un esfuerzo visual constante para ver bien y ese esfuerzo les lleva a la desviación de un ojo. En el momento en que se ponen gafas dejan de hacer ese esfuerzo visual y los ojos se alinean. Eso sí, siempre con gafas.

¿Cuál es el nivel en cirugía estrabológica en España?

Tenemos un nivel alto. Hay pocos estrabólogos pero son buenos.

¿Cuánto dura una operación de estrabismo?

Entre cuarenta y cinco minutos y una hora.

¿Anestesia total?

Puede hacerse con anestesia local y sedación en los pacientes adultos. En niños ha de ser con anestesia total, que es en mi opinión la mejor alternativa tanto para unos como para otros.

¿Y el posoperatorio?

Es rápido. El paciente sale con los ojos destapados. Los primeros días son algo incomodos ya que se tiene una sensación de arenilla, de conjuntivitis, que dura poco, unas setenta y dos horas.

¿Es mujer de múltiples intereses o de aficiones muy concretas?

Me gusta el arte, en especial el arte contemporáneo conceptual. Siempre partiendo del conocimiento de los clásicos, de la tradición, creo que el arte moderno es una fuente de sugerencias, de experiencias, es un reflejo muy vivo de la sociedad contemporánea. Por ejemplo, y en relación con mi profesión de oftalmóloga, hay dos libros que me han impactado profundamente: Informe sobre ciegos, de Ernesto Sábato, y El huésped, de Guadalupe Nettel, dos autores latinoamericanos, argentino uno, mexicana la otra, que tratan la ceguera en sus obras, en unas novelas que nos hacen reflexionar muy profundamente.

Completa la frase: “Estoy orgullosa de...”

De mi familia, de mis amigos y de mi trabajo.

¿Por qué lucharía?

Para que los jóvenes médicos sean conscientes de la importancia de la relación médico-paciente, algo que corremos el riesgo de perder. No solo la calidad de la medicina sino también el trato humano con el paciente es muy importante para su recuperación. Y por la consideración social del médico y de la medicina. Humildemente me gustaría aportar mi granito de arena para que nuestra profesión recupere un prestigio social que a veces veo en peligro.

¿Qué es INOF?

Es el centro de investigación y cirugía ocular que dirijo. En el contamos con un equipo multidisciplinar que atiende no solo el estrabismo sino todo tipo de patología oftalmológica. Y que sigue investigando, asistiendo a congresos, colaborando en publicaciones especializadas con el fin de mantener el nivel de excelencia que perseguimos.

¿Qué le diría a un recién licenciado en medicina que estuviera interesado en la estrabología?

Le diría, “adelante, no hay nada mejor en la vida que hacer lo que realmente te gusta”

Facebook Twitter Google+ Pinterest
×

Log in

×

Apúntese a nuestras Newsletter!

Reciba puntualmente todas nuestra actualizaciones, noticias y consejos en su e-mail.

Lea por favor nuestra política de privacidad & Aviso legal
Podrá darse de baja siempre que quiera