Urgencias Oftalmológicas

Los siguientes signos o síntomas requieren una valoración oftalmológica urgente:

Disminución brusca de la visión

Causado por alteraciones isquémicas agudas a nivel del nervio óptico (neuropatía óptica isquémica anterior arterítica o no arterítica), o a nivel de los vasos internos de la retina (obstrucción de la arteria central de la retina), por hemorragias en el vítreo (retinopatía diabética proliferativa o desgarros de retina), o por un desprendimiento de retina que compromete la mácula.

Visión de líneas “onduladas o torcidas” en la parte central de la visión

Indica una alteración en la mácula, que es parte central de la retina y que nos permite definir los detalles finos, leer, reconocer caras o conducir. La principal causa es la forma húmeda de la degeneración macular asociada a la edad (DMAE) en personas de tercera edad u otro tipo de inflamación de las capas retinianas en personas de menor edad (como por ejemplo una membrana neovascular macular en pacientes con alta miopía).

Aparición repentina de puntos, manchas o hilos móviles

Acompañado en ocasiones de visión de “luces, relámpagos o flashes”: es necesario dilatar la pupila y valorar adecuadamente toda la retina. La mayor parte de veces está causado por un desprendimiento posterior del vítreo (DPV), que es el gel que ocupa la parte posterior del ojo y que se halla en íntimo contacto con la retina, siendo un proceso degenerativo fisiológico; pero conviene descartar principalmente un desgarro de retina (que requiere tratamiento profiláctico con láser para evitar su progresión a un desprendimiento de retina) hemorragias o un desprendimiento de retina ya establecido.

Mancha oscura fija en cualquier parte de la visión periférica y que puede empeorar progresivamente

Las principales causas son un desprendimiento de retina o alguna alteración en las vías nerviosas que conducen la información desde el ojo hasta el cerebro.

Ojo Rojo con Dolor

Conviene descartar lesiones en la córnea (erosión corneal, cuerpo extraño), infecciones (queratitis bacterianas, sobretodo en portadores de lentes de contacto), uveítis anterior (inflamación de la parte interna que se encarga de la irrigación ocular) o por aumentos agudos de la presión intraocular.

Traumatismo Ocular

Puede ocasionar alteraciones prácticamente en cualquier estructura ocular, desde las partes más anteriores y externas (heridas penetrantes en córnea y esclera) hasta las más internas y posteriores como la retina (desgarros o desprendimientos de retina o hemorragias vítreas) o el nervio óptico (neuritis óptica traumática o avulsiones del nervio óptico).

Facebook Twitter Google+ Pinterest
×

Log in

×

Apúntese a nuestras Newsletter!

Reciba puntualmente todas nuestra actualizaciones, noticias y consejos en su e-mail.

Lea por favor nuestra política de privacidad & Aviso legal
Podrá darse de baja siempre que quiera